¿Cómo preparar agua de mar para beber y por qué hacerlo? Beneficios


En  un artículo anterior hablamos sobre la historia de la aplicación de agua de mar y las experiencias de René Quinton, dejo aquí el post. En este, veremos cómo tomar agua marina y cual sería la dilución recomendada.

¿Cómo preparar agua de mar para beber y por qué hacerlo?

Para beber agua de mar se recomienda diluirla con agua dulce en una relación 1:3 (1 parte de agua marina y 3 partes de agua dulce) para lograr una bebida isotónica.
Los médicos que saben del tema aconsejan tomar aproximadamente 50 ml por día para que tenga un efecto reconstituyente. Hay personas que toman hasta medio litro de agua marina isotónica por día.

¿Qué tratamiento debería tener el agua marina comercializada?

El agua marina comercializada debería obtenerse de los vórtices marinos, lugares donde abunda el fitoplancton. Se aconseja que su recolección sea a 10 metros de profundidad, aunque distintos estudios sugieren que a una mayor profundidad sería mejor por las siguientes características: baja temperatura, alta pureza, rica en magnesio, calcio, potasio, cromo, selenio, zinc y otros. 
Luego de la extracción el tendría que ser sometida a tratamientos de filtrado para eliminar partículas y elementos no deseados.

Beneficios de beber agua marina

El agua de mar, y principalmente el agua de mar profundo (se bombea a 200 m de profundidad) puede ser una buena fuente de agua porque podría suministrar minerales que son esenciales para la salud. Por su ubicación, al estar lejos de la radiación solar, hace que tenga una actividad bacteriana mínima. Menos fotosíntesis del plancton vegetal, menos consumo de nutrientes y mucha activación orgánica hace que permanezcan más nutrientes en ella. La abundancia de material inorgánico aumenta cuando aumenta la profundidad del agua de mar. Estas características han llamado la atención de los investigadores, especialmente por los numerosos minerales beneficiosos, que incluyen magnesio (Mg), calcio (Ca), potasio (K), cromo (Cr), selenio (Se), zinc (Zn) y vanadio. (V). 

El magnesio (Mg) es importante para distintos procesos fisiológicos, como el metabolismo energético y las funciones enzimáticas. Además, este mineral es capaz de reducir la acumulación de lípidos en la aorta de sujetos que tienen una ingesta alta de colesterol. Por otra parte, también es beneficioso para las personas que tienen enfermedades cardiovasculares, ya que puede reducir el potencial de un ataque cardíaco al dilatar los vasos sanguíneos y detener los espasmos en los músculos del corazón y las paredes de los vasos. Además, es capaz de reducir el riesgo de obesidad, diabetes y asma. El agua potable, que tiene un alto contenido de Mg, ha mostrado mayores efectos inhibidores en la diferenciación de los adipocitos, lo que significa que el Mg puede ralentizar la síntesis de células grasas.


El calcio (Ca) es uno de los principales minerales para los seres humanos. Tiene muchos beneficios para la salud, como el desarrollo y la densidad de los huesos, y actúa como el cofactor central de varias enzimas necesarias para el metabolismo energético. La ingesta adecuada de Ca puede ayudar a reducir los riesgos de enfermedades cardiovasculares, obesidad y algunas formas de cáncer.
Una dieta alta en Ca puede aumentar la lipólisis y preservar la termogénesis durante la restricción calórica, de una manera que acelera decididamente la pérdida de peso. 

El cromo (Cr) es un nutriente esencial que se requiere para el metabolismo de carbohidratos y lípidos. Tiene propiedades antioxidantes que son útiles para la vida celular. 

El vanadio (V) tiene el potencial para reducir los lípidos y ha demostrado eficacia en la inhibición de la diferenciación de los adipocitos de las células grasas. 

Hay una gran cantidad de beneficios de otros elementos presentes en el agua marina que quedan por dilucidar. 

Se ha demostrado que los minerales que contiene el agua de mar mejoran muchos problemas de salud. 

Los beneficios potenciales para la salud al beber agua de mar:
 

Mejora los perfiles de colesterol. Sus aplicaciones han reducido los niveles de triglicéridos (TG), colesterol de lipoproteínas no de alta densidad (no-HDL-C) y colesterol total (CT) en el suero. Se observó que una ingesta de agua marina resultó en una mayor excreción de colesterol fecal y ácidos biliares, lo que produjo los niveles de TC. Además, el consumo de agua de mar disminuye el contenido de lípidos de los hepatocitos a través de la activación de la proteína quinasa activada por AMP, lo que inhibe la síntesis de colesterol y ácidos grasos.


Protección contra enfermedades cardiovasculares al disminuir los niveles de CT, TG e índice aterogénico, entre otros. El mecanismo molecular de la protección cardiovascular es a través de la regulación al alza de los receptores de lipoproteínas de baja densidad hepática (receptores de LDL) y las expresiones del gen CYP7A1. 


Prevención de aterogénesis, esta es la formación de placa en el revestimiento interno de una arteria, que deposita sustancias grasas, colesterol, productos de deseo celular, calcio y otras sustancias. Se observó que el tratamiento con agua marina fue capaz de prevenir el proceso de aterogénesis. Los efectos antiaterogénicos están asociados con la estimulación de la AMPK y la consiguiente inhibición de la fosforilación de la acetil-CoA carboxilasa (ACC). AMPK juega un papel importante en el metabolismo de los lípidos a través de la inhibición de la 3-hidroxi-3-metil-glutaril-CoA reductasa (HMGCR) y ACC y luego inhibe la producción de colesterol. La prevención de la aterogénesis puede evitar problemas de salud graves, como enfermedad coronaria y accidente cerebrovascular. 


Reducción la presión arterial. Muchas combinaciones de minerales como Mg, Ca y Na, están asociados con una presión arterial reducida. El contenido de sodio (Na) puede inducir hipertensión, aunque el suplemento de Mg podría reducir la presión arterial al suprimir la actividad adrenérgica y, probablemente, la natriuresis. Es interesante que un alto contenido de Mg pueda disminuir la presión arterial en presencia de sodio. 


Propiedades para reducir la obesidad. Se ha demostrado que reduce la grasa y el peso corporal. Se han reconocido como posibles tratamientos contra la obesidad. La investigación ha informado que el agua marina fue significativamente capaz de reducir la acumulación de lípidos en los modelos in vitro e in vivo. Se observó aumento de la biogénesis y actividad mitocondrial.


Tratamiento para la diabetes. Se observó que mejora la intolerancia a la glucosa, aumento de su captación lo que suprime la hiperglucemia.


Tratamiento para problemas de la piel. En un estudio en el que participaron pacientes con dermatitis atópica se descubrió una mejora de los síntomas de la piel al tratarlos con agua marina. Los pacientes con estas patologías suelen presentar un desequilibrio de varios minerales esenciales en el cabello, y algunos tienen minerales tóxicos presentes. A partir de ese estudio, la ingesta de agua de mar ha restaurado los minerales esenciales como el Se y reduce los niveles de elementos tóxicos como el mercurio y el plomo. En otro estudio, la ingesta de agua marina ha reducido las respuestas alérgicas de la piel y los niveles séricos de IgE total, IgE específica del polen de cedro japonés, interleucina-4 (IL-4), IL-6, IL-13 e IL -18 en los pacientes con rinitis alérgica, en comparación con la ingesta de agua destilada que no produce esos efectos.


Protección hepática. Las dietas ricas en grasas pueden causar problemas en los sistemas hepáticos. En un estudio de Chen y colaboradores, se observó la disminución de la acumulación de lípidos en el hígado, lo que está asociado con el aumento de la producción diaria de lípidos fecales y ácidos biliares. Los niveles antioxidantes hepáticos también fueron mejorados por su aplicación. 


Tratamiento de la fatiga. Es ​​capaz de acelerar la recuperación de la fatiga física de las personas, después de un desafío físico intenso. Los descubrimientos sugieren que el agua marina de las profundidades, tiene contenidos enriquecidos de boro, magnesio, litio y rubidio, y puede complementar y mejorar la complejidad molecular y celular de los seres humanos durante el ejercicio, erradicar el daño muscular inducido por el mismo y fortalecer la capacidad antioxidante contra el estrés oxidativo.


Prevención del cáncer. Su aplicación en un ensayo observó que puede inhibir la capacidad migratoria de las líneas celulares de cáncer de mama. Los efectos inhibitorios sobre la invasión/metástasis del cáncer de mama que utiliza células MDA-MB-231 parecen estar mediados por la señalización de TGF-β y Wnt5a, lo que da como resultado una expresión atenuada de CD44. 


Recuperación de la osteoporosis.  En las investigaciones se observó que el agua marina tiene potencial terapéutico en la osteoporosis.


Conclusiones:


El agua marina recolectada en niveles profundos del mar (200 m), está lejos de la contaminación, excepto por la presencia natural de sustancias químicas peligrosas como el arsénico y el mercurio. Por lo general, se someterá a un proceso, como la desalinización, para que sea adecuada para un propósito particular, como el agua potable. 

La probabilidad de presencia de contaminantes físicos, químicos o bacteriológicos en el agua potable ha motivado acciones obligatorias por parte de la mayoría de las autoridades para asegurar que el agua sea sometida a los tratamientos adecuados antes de ser suministrada. Esto incluye el paso de agregar cloro al agua potable como tratamiento. Sin embargo, el cloro provoca un sabor desagradable y plantea problemas de salud como el cáncer debido a su capacidad de acumularse en el cuerpo. En la actualidad, se está volviendo una tendencia el suministro de agua potable, a través de un sistema de ósmosis inversa. El proceso de tratamiento del agua normalmente causará la reducción o pérdida de minerales. El aumento en la disponibilidad de agua potable tratada a través de procesos como la ósmosis inversa y la cloración debe ser motivo de gran preocupación. El cloro no es bueno para la salud. 
Por lo tanto, el agua marina puede tener numerosos componentes minerales en comparación con las fuentes de agua mineral comunes, como los acuíferos, que solo contienen minerales que se originaron fácilmente en la fuente. Se puede afirmar que los contenidos minerales en el agua de mar son mayores que en las fuentes de agua subterránea.
Idealmente, los países con accesibilidad para bombear agua de mar deberían considerar maximizar su uso.


Gracias por visitar el blog, 
Si te interesan estos temas no olvides suscribirte aquí 😉

René Quinton y el plasma marino: dejo aquí el post



Bibliografía:

1-Samihah Zura Mohd Nani, et al. Potential Health Benefits of Deep Sea Water: A Review. Evid Based Complement Alternat Med. 2016; 2016: 6520475.

2-Villanueva C.M., et al. Meta-analysis of studies on individual consumption of chlorinated drinking water and bladder cancer. Journal of Epidemiology and Community Health. 2003;57(3):166–173.

3-Yuan H., et al. Combination of deep sea water and Sesamum indicum leaf extract prevents high-fat diet-induced obesity through AMPK activation in visceral adipose tissue. Experimental and Therapeutic Medicine. 2016;11(1):338–344.

4-Liu H.-Y., et al. Potential osteoporosis recovery by deep sea water through bone regeneration in SAMP8 mice. Evidence-based Complementary and Alternative Medicine. 2013.




Comentarios

Entradas populares