¿Dieta sin gluten para perder peso? ¿Funciona? Posibles riesgos

Dieta sin gluten para perder peso

La dieta sin gluten es principalmente utilizada como tratamiento para personas que padecen de enfermedad celíaca, una afección grave en la que el cuerpo ataca a una proteína llamada gluten, que se encuentra naturalmente en varios granos enteros, causando un espectro de síntomas que van desde la hinchazón hasta el daño intestinal.
Además de los celíacos, hay personas que presentan cierta sensibilidad al gluten (se calcula que representan un 6%).

Las encuestas de consumidores muestran que la gente percibe que los productos sin gluten son más saludables que sus contrapartes que contienen gluten, y casi un tercio de los estadounidenses ahora evitan o reducen su ingesta de gluten.
El auge de esta dieta se debe, en parte, a la opinión de celebridades y testimonios personales de que no solo se pierde peso rápidamente, sino que aumenta la energía, mejora la digestión y el aspecto de la piel.
En este artículo nos enfocaremos en las dietas libre de gluten utilizadas para la pérdida de peso, más allá de la intolerancia o sensibilidad que puedan presentar o no las personas.

¿Cómo es una dieta sin gluten?

Básicamente, una dieta sin gluten elimina todos los alimentos que contienen gluten.
El gluten se encuentra como un ingrediente principal en trigo, centeno, cebada, avena con contaminación cruzada, en salsas (salsa de soja, vinagre de malta, harina) y como aditivos o rellenos (maltodextrina, almidón de trigo ).

Tal vez, lo más difícil de esta dieta es tener que renunciar a los alimentos básicos a los que gran cantidad de personas están acostumbradas a comer, como el pan, pasta, cereales y bocadillos procesados. Debido a que algunos de estos productos, que generalmente son bastante procesados, pueden ser bajos en nutrientes y altos en calorías, uno puede sentirse mejor e incluso perder algo de peso poco después de eliminarlos de la dieta. De todas maneras, también encontramos productos ultraprocesados libres de gluten.
En términos generales, una dieta libre de gluten hace que uno vuelva a consumir alimentos enteros sin gluten, como frutas, verduras, arroz integral, quinoa y mijo. La inclusión de estos alimentos mínimamente procesados ​​y ricos en fibra también puede ayudar a promover la pérdida de peso y dar sensación de bienestar.

¿Qué dice la ciencia sobre las dietas libres de gluten?

Las investigaciones científicas se centran principalmente en los efectos de una dieta libre de gluten sobre los trastornos gastrointestinales, el autismo y la fibromialgia. No hay muchos trabajos que examinen los efectos de la dieta solo en la pérdida de peso o para los beneficios generales de la salud.
Debido a la falta de estudios experimentales sobre la pérdida de peso, algunos investigadores han examinado los efectos a largo plazo sobre las personas con enfermedad celíaca en las dietas sin gluten, y han descubierto que las dietas sin gluten pueden:
  • Promover ciertas deficiencias de nutrientes
  • Aumentar el riesgo de algunas enfermedades crónicas
  • Causar aumento de peso

En un estudio se encontró que las personas con enfermedad celíaca en una dieta estricta sin gluten tenían ingestas inadecuadas de fibra, hierro y calcio. Otra investigación científica mostró que los productos de cereales sin gluten son bajos no solo en esos nutrientes sino también en vitaminas del complejo B.
Un estudio de más de 100,000 participantes sin enfermedad celíaca encontró que aquellos que restringieron la ingesta de gluten y limitaron su ingesta de granos enteros, experimentaron un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en comparación con aquellos que tenían una mayor ingesta de gluten.
Varios estudios han encontrado que las personas con una mayor ingesta de granos integrales, incluido el trigo integral (2-3 porciones diarias) en comparación con los grupos que comen cantidades bajas (menos de 2 porciones diarias) tenían un riesgo significativamente menor de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular, diabetes tipo 2 y muertes por diferentes causas (estudio, estudio, estudio).

Por otra parte, es bueno recordar que el gluten puede actuar como un prebiótico, alimentando a las bacterias que viven en nuestro intestino, ya que contiene un carbohidrato prebiótico llamado oligosacárido de arabinoxilano (estimula la actividad de las bifidobacterias en el colon, las cuales normalmente se encuentran en un intestino humano sano). Un cambio en la cantidad o actividad de estas bacterias se ha asociado con enfermedades gastrointestinales, incluida la enfermedad inflamatoria intestinal, el cáncer colorrectal y el síndrome del intestino irritable (estudio, estudio, estudio).

Relación entre las dietas libres del gluten y el aumento de peso

Los resultados son conflictivos, pero algunos estudios han demostrado un aumento de peso o un aumento del IMC en personas con enfermedad celíaca después de comenzar una dieta libre de gluten (estudio, estudio, estudio).
Se piensa que esto es debido a una mayor ingesta de opciones de alimentos procesados y ultraprocesados sin gluten que contienen altas cantidades de calorías, grasas y azúcares.

 

Riesgos de las dietas sin gluten

En general, los alimentos sin gluten son percibidos como saludables, incluso cuando no ofrecen beneficios especiales para la salud de la mayoría de las personas.
La investigación científica nos indica que si un alimento se anuncia como saludable o si las personas creen que es saludable, existe la tendencia a comer más (estudio). Lo que puede llevar a promover el aumento de peso. Además, una dependencia excesiva de productos sin gluten procesados puede conducir a una disminución de la ingesta de ciertos nutrientes como la fibra y las vitaminas B que protegen contra enfermedades crónicas.

 

Conclusión

Aunque una dieta libre de gluten es el tratamiento para la enfermedad celíaca y para las afecciones relacionadas con la sensibilidad al gluten, actualmente no hay evidencia que demuestre que una dieta libre de gluten sea efectiva para perder peso o para beneficios generales en la salud.
Las personas que no tienen enfermedad celíaca ni sensibilidad al gluten, no tienen necesidad de restringir el consumo de gluten.
.
Gracias por visitar el blog Ciencia al Plato,

.

Comentarios

Entradas populares